De todito

Seminario-taller de capacitación para campañas políticas en Barranquilla

El 30 de noviembre

Seminario-taller de capacitación para campañas políticas en Barranquilla

En los últimos años, en América Latina han accedido al poder por la vía democrática varios gobernantes, que una vez instalados no actúan con la misma convicción institucional y se aferran al poder utilizando todos los mecanismos a su alcance. Es es el caso del presidente de Venezuela Nicolás Maduro. Evo Morales gobierna Bolivia desde el año 2005. Otro ejemplo es el ex presidente del Ecuador Rafael Correa que desde el 2006 alcanzó a llegar a un tercer período y en el caso de Nicaragua Daniel Ortega, quién se ha reelegido desde el 2011.

El rasgo común de todos ellos, además de  acceder al poder por la vía electoral, es que una vez posesionados colocaron toda la institucionalidad estatal al servicio de su permanencia del Gobierno. Modificaron la Constitución y las leyes para permitir la reelección, al tiempo que pusieron a los tribunales electorales bajo el mando del poder político.

También restringieron la libre propaganda electoral y limitaron el accionar de los medios de comunicación independiente, dejando sin efecto el financiamiento estatal a los partidos políticos y, paralelamente, asfixiaron las otras posibilidades de financiamiento particular de las campañas, mientras ellos contaban con una chequera inagotable del presupuesto fiscal. Con todos estos elementos enfrentaron procesos electorales en condiciones asimétricas y con una clara tendencia de favorabilidad en relación a sus eventuales adversarios.

En resumen, se trata de un modelo político –que nos corresponde al siglo XXI- que llega por los canales democráticos pero, inmediatamente después, se resiste a la alternativa democrática y la posibilidad de elecciones limpias, libres y en condiciones de igualdad con los retadores.

La pregunta que se levanta desde Colombia es. ¿Se trata  de un modelo invencible? ¿No hay manera democrática de erradicar el poder a esos caudillos que se aferran al Gobierno con todas las herramientas a su disposición? ¿Qué hacer desde la comunicación política, cuando se enfrenta a unas condiciones en desventaja?

La  respuesta surge a través de la capacitación, la academia. Un escenario de educación y pedagogía liderado por la Escuela de Empresarios, Emprendedores y Profesionales, que desde la ciudad de Cartagena, con impacto en los 7 departamentos de la costa norte del país, creo y coloco en marcha un seminario de marketing y comunicación política, que tendrá su segunda cita este 30 de noviembre en la ciudad de Barranquilla, en el Hotel American Golf –de 8 am a 5 y 30 pm-.

La primera agenda de trabajo en la capital del Bolívar el pasado 20 de octubre, no solo superó los 150 asistentes, sino que dio un salto de calidad, efectividad y diálogo ciudadano hacia la capacitación y formación de los candidatos; a concejos, asambleas, alcaldías y gobernaciones, a través de conferencias magistrales y taller de 3 profesionales de esta ciencia del conocimiento, el manejo de redes sociales y coaching. Carlos Villota Santacruz, Julián Castilblanco y Jorge Baena.

Una conclusión de este primer ejercicio –en el caribe colombiano- es que la presencia de la consultoría política en los tiempos que corren es primordial y necesaria. Es vital para la construcción de campañas exitosas y también para el ejercicio del Gobierno, después del día “D” es decir, el día de elecciones.

En palabras del coaching Jorge Baena “el conflicto es parte de la naturaleza humana y sus razones son múltiples y complejas; siempre están presentes en las sociedades, incluso como paso normal hacia el equilibrio de fuerzas. Por lo tanto, no todas las situaciones conflictivas equivalen a una crisis”

Una tesis que fue reafirmada por Carlos Villota Santacruz –consultor político y coautor del libro “Gobierne bien y hágalo saber” quién señaló que “por su naturaleza de sus funciones, las figuras públicas se encuentran expuestas. Los gobernantes, al detentar el poder, se colocan en una articulación de conflictos que hacen de su organización propensa a la crítica y a la crisis. Está inmersa en un fenómeno de consecuencias negativas para la imagen de un gobierno o de una persona, que en el contexto de la comunicación política puede desembocar en la pérdida del poder. La crisis –que la pesa a todo Gobierno- es una situación de máximo riesgo y mínimo control”.

En esa línea Julián Castilblanco –quién habló al auditorio de la aparición de las falsas noticias en el mundo- “en una crisis, la emoción es más importante que los hechos. La comunicación en crisis es una comunicación de riesgos relativamente rara, pero de gran importancia. La audiencia es enorme y está muy enfadada. Lastimada. Demuestra más temor y sufrimiento que enojo. Si alguna de estas sensaciones resulta insoportable, puede tornarse en negación o agravarse y convertirse en terror o depresión.

Lo cierto, es que prepararse para ganar una campaña y luego elevarse a Gobierno no es una tarea fácil. Requiere de investigación, estrategia, manejo de contenidos y saber que la crisis es inherente al cargo que se ocupa, gracias al dinamismo de las Tecnologías de la Información TIC (redes sociales Twitter, Facebook; Instagram, Youtube).

En ese contexto, para los tres especialistas colombianos: Villota, Castilblanco y Baena: la crisis puede representar una oportunidad para fortalecer para edificar el liderazgo, porque se caracterizan por su tendencia al caos y el líder representa el orden y la seguridad. “las situaciones de crisis irremediablemente contribuyen a confirmar, mejorar o empeorar el prestigio de una figura pública”, subraya Zehir Montes Avilés –Director desde la Escuela de Empresarios, Emprendedores y Profesionales.

Esta entidad –que contribuye desde su rol privado al desarrollo sostenible del caribe- en opinión de este hijo de la ciudad Patrimonio de la Humanidad, “la comunicación es, para los gobiernos, el vehículo indispensable mediante el cual puede y debe transmitir su esencia. La construcción de un gobierno eficiente significa más un reto de comunicación, que serlo por naturaleza propia. Ser honesto, distribuir el presupuesto en áreas sociales y manejar bien la retórica del discurso ya no son suficientes para ser valorados como un buen gobierno”.

Su posición es avalada por el  consultor político Carlos Villota Santacruz, quién considera que “bajo este escenario la jerarquía de las acciones de gobierno han adquirido una lógica diferente. Este nuevo orden de prioridades requiere de un análisis detallado de las necesidades de la gente: De un dialogo permanente y sostenido en el tiempo. De interpretar con acierto sus causas”, añadió.

Con la capacitación en marketing político en la ciudad de Barranquilla este 30 de noviembre, la Escuela de Empresarios, Emprendedores y Profesionales (EEEP) contribuye desde el sector privado de la mano de academia a conocer las demandas ciudadanas, definir el concepto de gobierno, los temas de coyuntura, conformar estrategia adecuadas que permitan conducir y “oxigenar” la agenda pública, homogeneizar los mensajes oficiales y diseñar una estructura organizacional adecuada para los esfuerzos que demanda una campaña o un rol de Alcalde o Gobernador.

Desde la capital del departamento del Atlántico –como preámbulo a la temporada de Navidad- quedará demostrado que la comunicación no es “maquillaje, son una herramienta eficaz. El principal elemento de una campaña y de un gobierno. Todo por qué la historia advierte, que un gobierno que aplica una estrategia de comunicación exitosa y goza de apoyo popular, logrará mucho más que un gobierno que mantiene a la sociedad desinformada.

Mayor Información

Instagram/eeepcolombia18

Facebook/EEEPCOLOMBIA

www.eeepcolombia.com

Cel  3187898998   30237771739  314714953
Spread the love

About the author

Ingenieros de Marketing

Leave a Comment