Tecnología

Economía de la atención

El capitalismo (o libre mercado) ha corroborado la fórmula que lo ha mantenido en pie  durante todos estos años, es sumamente maleable y transforma cualquier cosa en un valor. El intercambio de bienes tangibles como intangibles ha alcanzo un nivel de dinamismo impresionante. La gente está dispuesta a dar dinero por cualquier cosa que considere que  tiene valor. Negocios como YouTube han robado una buena parte de la atención que antes  monopolizaban las televisoras. Estamos presenciando una etapa económica en la que las empresas se pelearán por la atención de las personas. La atención empieza a ser un recurso valioso para este intercambio de valores. Que un individuo te lea, observe, hable o pise lo que tu vendes implica que algún momento será consumidor de tu producto.  

 ¿Será la atención el recurso más valioso para los que ofrecen productos y servicios del mercado?   

1. La producción de contenidos escritos, visuales y auditivos

Hoy en día se producen miles de películas por año. De la misma forma hay escritores haciendo libros de ficción y no ficción para todo tipo de públicos. Un solo país puede llegar a producir más de cien películas al año que incluso el más entusiasta de los cinéfilos no alcanza a verlas todas. Lo mismo para libros, música, blogs, contenido en YouTube etc.  

La academia se enfrenta a una mayor fragmentación del conocimiento. Los politólogos, por  ejemplo, apenas alcanzan a leer los textos básicos a su área y les da muy poco tiempo para leer lo de otras áreas. El caso se agrava aún más para las carreras de las ciencias naturales  quienes apenas reciben información de humanidades, y en el peor de los casos, no les llega  ninguna. Esto provoca que incluso exista una hiperespecialización de una persona en un tema  muy específico de su profesión.

2.  Prioridades

En la actualidad, una buena parte de nuestras actividades cotidianas tienen que ver con el trabajo, el tiempo dedicado al ocio se ha incrementado. La industria del entretenimiento tiene  ahí una ventaja ya que un mayor tiempo libre significa un mayo tiempo para consumir sus  productos. El problema, es que la velocidad a la que se producen estos productos incrementa  tanto la oferta que el consumidor tiene que dedicar mucho tiempo en decidir que es lo que va a consumir y cuando lo consumirá. Si la persona en cuestión también tiene hobbies y  ocupaciones tendrá menos tiempo para consumir contenidos y tomará en cuenta la opinión  de otros para decidirse a dedicarle un tiempo a observar la película, leer el libro, o entrar a la  página.  

3. Cultura de la inmediatez

Muchos de los intelectuales de épocas pasadas tenían la enorme ventaja de no tener mucho en que distraerse. Motivo por el cual podía leer a los clásicos con mucho detenimiento. Claro,  solo ciertas clases sociales gozaban de ese privilegio que ahora muchas personas, aunque  sean de la misma clase no se pueden dar. Leer El Quijote de Cervantes con mucho detenimiento y paciencia es un lujo que muy pocas personas se pueden dar. Sobre todo si tienen la oportunidad de leer algo más corto y resumido. La sociedad actual sufre del síndrome de la inmediatez y desprecia todo aquello que tome tiempo aprender y descifrar. Al  influir la información de forma más rápida, el consumidor reduce su tiempo de atención y  busca que le explique de la forma más inmediata. Que un libro nos tome una hora completa de lectura sin interrupciones es casi una rareza.  

4. Las redes sociales

Las redes sociales o «los nuevos medios de comunicación» como nombran los comunicólogos  a páginas como Facebook, Twitter o Instagram. Son nuestros contactos los que nos dicen que debemos observar, pensar, discutir y divertirnos con. Facebook puede ser consultado por  un minuto o dos horas. En cualquiera de esos plazos de tiempo conseguiremos el objetivo de ser distraídos. Estas páginas no podrían sobrevivir si el usuario decide un día dejar de  consultarlas. Por eso tiene que acudir a especialistas que logren generar las mejores estrategias para que no te despegues de su timeline y generes comunicación con otros  usuarios. Todo está optimizado para que atención quede retenida por el mayor tiempo posible.  

La economía de la atención  

La atención se volverá un nuevo objeto de valor por el simple hecho que cada vez será másdifícil conseguir. La oferta del entretenimiento tendrá que elaborar cada día ofertas más  tractivas y llamativas para que te quedes con ellos. Esto implica una mayor inversión en publicidad, elementos llamativos como el sexo, la violencia o la controversia para se tenga  enganchado a alguien. La atención será cada vez más difícil de conseguir y la intensa  búsqueda a través del Big Data para saber en qué momento es mejor buscar nuestra atención.  

Esa será la labor de las redes y los servicios de streaming en los próximos años. ¿Quiénes serán aquellos que roben la atención de la mayoría de la población?  

Las personas dentro del medio del entretenimiento. Ya sea una cantante, un actor o un político (que también es una forma de entretenimiento) serán los primeros en acaparar la atención de las personas. Si un artista llora frente a millones de personas, si un político patea un perro o si una acción políticamente incorrecta es captada en video será  motivo de discusión y atención. Estas personas tendrán la  capacidad de hacer discutir a las personas un tema o, -como quieren las empresas- vender un producto. Dado que los bienes tangibles tienen una finitud respecto a cuanto, y en que cantidades pueden venderse, serán las emociones las que sean el producto de cambio más inmediato.

Te puede interesar

Sinergias para agregar valor a la Economía Popular en Colombia

Las cosas no se pueden consumir infinitamente, las emociones, en cambio, sí. Las emociones  se despliegan más allá del valor de uso. Así se abre un nuevo campo de consumo con carácter infinito. La gente estará pagando por cualquier cosa que les genere una emoción de la cual necesiten. En Japón observamos este fenómeno en forma de restaurantes o bares en los cuales no vas a  consumir la bebida o el platillo especial sino la atención de una bella chica que te dice palabras bonitas para que sientas que es cercana a ti. Es por eso por lo que las historias en la pantalla han robado mucha más atención que los libros, demuestran de una forma más  inmediata y clara una sensación fácil de entender en el que incluso el lenguaje pasa a un plano  secundario. La globalización ha generado un lenguaje común en el que todos nos podemos  sentir identificados. La verdad será sustituida por la emoción y habrá una gran cantidad de personas que no determinarán la validez de algo por criterios lógicos o razonables sino por las emociones que les producen. Esto explica en buena parte el por qué la gente de hoy en día defiende a los animales contra su maltrato o piden que erradique cualquier tipo de violencia. Les provocan emociones que no quieren tener.  

La guerra por la atención se estará acentuando cada vez más. Incluso los espacios que  parecían ser más democráticos como las redes sociales. Estos han generado algoritmos en los  que se prioriza un cierto tipo de publicación y la respuesta obtenida de ella. Serán las grandes  empresas que inviertan una gran cantidad de dinero para captar la atención los triunfen.  Aquellos que puedan generar emociones que los anime a consumir sus productos o  simplemente ponerles atención. Esta guerra, al igual que otras, se tornará violenta. Los medios declararan una forma de pensar como un enemigo a vencer. La empatía que puedan generar sus ideas a vender serán las que determinen la cantidad de gente que les pondrá  atención. El valor de una persona ya no estará determinado por sus conocimientos y su  preparación sino por la atención que pueda captar de sus seguidores. Esta guerra por la atención ha generado que exista una lucha cultural que en términos simbólicos es sumamente  violenta, fractura redes de contacto y el propio tejido social.  

En la sociedad expuesta, cada sujeto es su propio objeto de publicidad. Todo se mide en su  valor de exposición. La sociedad expuesta es una sociedad pornográfica.  

Byun-Chul Han La Sociedad de la Transparencia  Esta guerra por la atención ha dejado una sociedad que en lugar de enfrentar y reconciliar sus  diferencias se ha puesto a crear tribus ideológicas en las cuales pueda concordar y reafirmar  más sus creencias e ideologías. Esta división debería terminar en conflictos violentos dentro de las viejas formas de protesta de la sociedad civil. Los jóvenes y aquellos que están fuera  de la discusión serán los individuos más codiciados debido a su fácil capacidad de  convencimiento. Es Estados Unidos, diversos de estos grupos se han infiltrado en los  principales puestos de compañías como Google, Netflix y Twitter para poder censurar la opinión de sus contrarios a fin de captar más atención positiva a su agenda política.  

Fuente: https://www.researchgate.net/publication/338122054_Economia_de_la_atencion

Reproducido por Contenidos Digitales Ingenieros de Marketing  

www.imk.global 

www.ingenierosdemarketing.com.co  

www.JulianCastiblanco.com  

www.deceroasapo.com  

www.experienciasimk.com   

www.oceanosvioleta.com  

www.aprendizajeconresultados.com  

www.GerenciaDigital.com.co  

www.Socry.co 

www.khamicorp.com   

  

QUIERES POSICIONAR TU MARCA EN INTERNET? SOLICITA INFORMACIÓN DE CONTENT ADS de IMK GLOBAL  

  • Red de portales de noticias y blogs de nicho para posicionar y aumentar la reputación de tu marca.  
  • Apalancamiento Digital consiste mencionarte desde portales de alto tráfico, posicionamiento y reputación.  
  • Por ejemplo busca: el mejor profe de marketing digital  
  • Formatos: menciones, artículos, banners, entrevistas  

https://wa.link/fwrf7b 

Spread the love

About the author

Ingenieros de Marketing